martes, 4 de marzo de 2014

TODO LO QUE NO QUIERO OLVIDAR DEL AÑO 2013 EN MI VIDA PROFESIONAL.


Un repaso a los aspectos más relevantes de mi trabajo del año 2013 en la central de bibliotecas de Lleida, el centro regional de coordinación y servicios de soporte de las 41 bibliotecas públicas del Sistema de Lectura Pública, repartidas por 13 comarcas de Lleida en Catalunya.


Por fín después de darle vueltas, decido a trasladar al Blog mis impresiones sobre todo lo que ha acontecido este año que ya queda lejano.
Me arriesgo a resumir y a dar mi punto de vista. No pretendo hacer ningún análisis, solo dar mi visión sobre los servicios que se han prestado en nuestras bibliotecas, la situación de los profesionales que trabajan en ellas, las actuaciones de las administraciones públicas con competencias para el soporte de las bibliotecas y en este año, también del entorno social en que se ha visto  inmerso nuestro trabajo. 

Creo que en lo económico los servicios bibliotecarios han estado condicionados por los presupuestos prorrogados del Gobierno de la Generalitat y junto con los municipios pendientes del % del déficit, hemos trabajado mediatizados por estas circunstancias nada fáciles. Continuamos sin la partida ministerial para las autonomías relativa a compras de fondos, y por parte de la diputación estamos muy satisfechos y agradecidos de las colaboraciones puntuales que hemos mantenido, aunque no lleguen a prestar las competencias que les demanda nuestro marco legal.

Respecto a los profesionales que trabajan en las bibliotecas públicas, en este escenario tan imprevisible, se  ha puesto de nuevo a prueba su capacidad de gestión y planificación al frente de estos equipamientos, cuando han tratado de mantener a flote la actualización de los fondos o la programación de sus actividades de promoción a la lectura por destacar algunos aspectos  básicos. 
Se ha percibido (sin datos estadísticos que permitan confirmarlo por el momento) la disminución de algunas plantillas, se han cerrado servicios en épocas puntuales y en la mayoría de los casos se han conseguido verdaderas filigranas en los horarios diarios de atención al público y no digamos en sábados, vacaciones o en bajas laborales.  Hay un mayor número de ausencias en sesiones de formación y para que hablar de la posibilidad de asistencia del personal de bibliotecas en jornadas, congresos, etc. Destacaría en general su resistencia, resiliéncia y capacidad de superación al desaliento, alargando más "el brazo que la manga", como decimos por aquí.

Ha sido un año de  reconocimientos, de efemérides y despedidas. Las bibliotecas cumplen aniversarios de estos redondos que merecen celebraciones especiales. En el aspecto humano, cabe señalar que el personal de las bibliotecas públicas de Lleida en su conjunto es un equipo formado mayoritariamente por "treintañeros/as y quarenteños/as". El 2013 se ha caracterizado por ser un año de renovación del personal con tres jubilaciones de la primera oleada del personal que en la década de los 80 se incorporó inicialmente a la Xarxa de Biblioteques de la Generalitat en los municipios de Lleida. Son la generación que sienta las bases del gran cambio conceptual, técnico y de servicios y que en la etapa final de su carrera profesional les toca de lleno la inmersión en las TIC y las redes sociales. 

En este apartado, las redes sociales, es el año de la visibilidad de las bibliotecas de Lleida. Se produce el boom de los blogs, cuentas en Facebook, Twitter, Flicker, Pinterest como principales. Continuamos pendientes de la salida de plataformas para el prèstamo de libros electrònicos y recordaré este 2013 como un año en que hemos potenciado la comunicación, el trabajo en común y los recursos entre profesionales, del Grup de Biblioteques Públiques de Lleida a través del Portal de Cultura de la plataforma virtual E-Catalunya.
Me gustaría que fuera el punto de partida de nuevos espacios de colaboración en las redes sociales.

También destacaría que ha sido un año diferente por lo que se refiere a las actividades de promoción a la lectura. A la programación de cada biblioteca, hay que mencionar las iniciativas del Servei de Biblioteques del Departament de Cultura, que ha creado nuevas líneas de promoción a través de proyectos de colaboración de todo tipo.
Por un lado, proyectos en común muy potentes que aúnan intereses y hacen visibles acciones conjuntas de las más de 365 bibliotecas del sistema como por ejemplo  la "Revetlla de Sant Jordi "  http://www.youtube.com/watch?v=1_R7MbAMWBg
Se ha potenciado la relación de la biblioteca con ámbitos culturales cercanos como  la música o el teatro y con otros más alejados que han propiciado por ejemplo, el maridaje entre el vino y las bibliotecas. http://www20.gencat.cat/portal/site/Biblioteques/menuitem.690b4e2d7721b5b009671410b0c0e1a0/?vgnextoid=ffd4565d20d21310VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&vgnextchannel=ffd4565d20d21310VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&vgnextfmt=detall&contentid=ac8a31e2ae0ad310VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD.

El resultado ha sido un gran trabajo en creativitad de las actividades realizadas y la promoción de las bibliotecas participantes  para abrirse paso más allà de su público habitual y en una època de recesión, ofrecer una imagen dinámica y renovada.
En las 41 bibliotecas públicas de Lleida en activitades de promoción de la lectura nos sale un dato brutal, se han realizado 3.686 actividades de todo tipo y pelaje que han supuesto un total de 112.946 asistentes.

Por otra parte, si miro a nuestro entorno más inmediato, como en el resto, ha continuado el descontento y el pesimismo de años anteriores pero que ahora está dando paso a una mayor concienciación personal de la fuerza que tiene  la sociedad cuando actúa conjuntamente. 
En los municipios de Lleida que son  mayoritariamente  medianos o muy pequeños, las bibliotecas como puntal de la comunidad resituan sus objetivos para incluir dentro de sus planes de trabajo anuales aspectos claramente sociales, que unos años antes no se contemplaban.

La Central de Biblioteques de Lleida traslada las directrizes de trabajo del Servei de biblioteques a su territorio. Este año se ha incentivado la relación con los colectivos profesionales más próximos: libreros y editores además de las actividades ya mencionadas. Continuamos con la coordinación de los cursos de formación y organizamos encuentros de trabajo tanto puntuales en las bibliotecas "in situ", como colectivos y se multiplican visitas y reuniones con los ayuntamientos. Este pasado año participamos en un proyecto 360º , una experiéncia que supuso que una vez al mes, el personal de la Central se ha trasladó a diferentes bibliotecas para trabajar en la atención al público en horario de biblioteca. 

Un año en el que, a pesar de todo lo dicho en el apartado econòmico, se han inaugurado por fín los proyectos de construcción dos nuevos equipamientos largamente esperados, que han permitido el traslado de las bibliotecas existentes, en Artesa de Segre y Castellserà o proyectos de reformas en Bellpuig y Tàrrega.

Respecto a la gestión directa de nuestros dos bibliobuses, quisiera mencionar la remodelación de la ruta del bibliobús Garrigues-Segrià. Las bibliotecas existentes de 4 municipios vinculadas a su servicio, salen de esta ruta para volar por su cuenta. También para el bibliobús Pere Quart es el año en el que ACLEBIM en el marco de su congreso anual premia a su chòfer/auxiliar de biblioteca por su labor a lo largo de casi 30 años y en Esterri d’Àneu, se pone en funcionamiento una nueva biblioteca vinculada a su ruta.

Tampoco puedo olvidarme del aspecto político-social en Catalunya en este pasado año. Hay que destacar la enorme  ebullición de los ciudadanos de a pie que se organizan desde la base, pueblo a pueblo y que han empujado a la clase política de nuestro país a moverse y tomar posiciones respecto cuestiones fundamentales, como la soberanía. 


Finalmente, aunque no era mi intención inicial veo que no puedo concluir mi repaso de este 2013, sin un recuerdo a la faceta más personal.
Tal como dice mi hermana, el año 2012 en nuestra familia fue "el de la superación, de los ánimos y hacer piña" y este pasado año 2013 ha sido "el de la pérdida, de la añoranza y del dolor" pero añado que todos hemos continuado siendo una piña.
No encuentro otras palabras para explicar cómo después de una lucha muy dura y cruel, como muchos más en la batalla contra el cáncer,  pierdo a mi madre el mes de abril. Y sin pausa, hay que continuar con endereza  el día a día.


Por si  alguna vez me  parece que el 2013 ha sido un año poco ambicioso, iré a http://www.youtube.com/watch?v=0P40NIBfonU&feature=youtu.be

Y recordaré todo lo que ha acontecido en un año nada fácil y muy intenso.

Que no se me olvide!!!

Para más información.

 Web del Servicio de bibliotecas